Lunes 23 Abril 2018

  

 

Comuna 15

  

arbol

Siembre un árbol, siembra vida. Éste es un eslogan que se ha hecho lugar en nuestra vida diaria. Cada día se pierden más de 20 mil hectáreas de bosques, según la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). La solución que se ha implementado para combatir esta situación es la reforestación.

 

 

La reforestación no sólo consiste en plantar árboles donde ya no los hay o quedan pocos, sino un proceso que busca también mejorar el ecosistema en su conjunto. Para ello es necesario un estudio medioambiental, ya que no todos los tipos de plantaciones son buenos para el equilibrio ecológico.

Las plantaciones con eucaliptos son una práctica extendida por Asia, India y Latinoamérica. Son árboles de rápido crecimiento y por tanto de rápido beneficio. Las empresas utilizan la demanda creciente de papel y la creación de puestos de trabajo como coartada, a sabiendas de los pésimos efectos que tienen estas especies en el entorno.

Esto supone un impacto medioambiental negativo para el ecosistema. Se esterilizan y acidifican suelos, las reservas de agua subterráneas disminuyen, los ríos se secan y la biodiversidad se reduce. Se provocan daños más graves de los que se pretendían reparar.

Los Agricultores del Níger rehabilitaron unos 5 millones de hectáreas entre el año 1986 y el año 2006. Se sirvieron de técnicas sencillas que no dañan el ecosistema. De este modo, la población hizo del desierto un terreno fértil, y por tanto, una agricultura productiva.

Martin Luther King dijo: “aunque supiera que el mundo se iba a acabar mañana, yo, hoy todavía, no dejaría de plantar un árbol”, desde entonces, el ser humano ha utilizado los árboles como un arma de doble filo. Ha sido capaz de hacer del desierto una zona rica, y de la Amazonia una zona pobre.

Cabe preguntarnos si el ser humano se posicionará en favor del planeta que le vio nacer y de energías renovables para su cuidado, de una correcta reforestación y de un respeto general por del medio. O por el contrario seguirá con las malas prácticas que han causado destrozos en ríos, mares, bosques y océanos.

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias

Gonzalo López Menéndez
Periodista

 

Los principales beneficios de los árboles

 

El árbol amortigua la lluvia

 

La copa de un árbol es flexible y está diseñada para atrapar la lluvia, causando que ésta se deslice a través de las hojas, ramas y el tronco hasta llegar al suelo.

Al amortiguarse el impacto de la lluvia en el árbol se abate la erosión y se protege al suelo superficial.

El árbol da sombra

La copa de un árbol está diseñada para captar la luz solar y al extenderse sombrea el piso, causando bienestar en un día soleado y protegiendo la fauna, la flora inferior y al hombre y sus bienes, del efecto dañino del impacto directo de los rayos solares.

Los bosques regulan el clima

A nivel global los bosques reducen el calentamiento de la atmósfera y regulan el clima de la tierra. En las ciudades, la pérdida de árboles eleva las temperaturas y la evaporación del suelo . La falta de árboles suficientes en varios cuadros de la ciudad permite que las islas de calor sean más severas. Las temperaturas en las calles del centro de la ciudad en primavera y verano pueden ser hasta de 3ºC más en promedio que en las de los parques y alamedas de la ciudad; el equivalente a 200 m de elevación por cada grado centígrado.

Los árboles reducen la velocidad del viento

Es cierto que no detienen un huracán, pero su presencia resta velocidad a las tormentas, disipando su fuerza y mejorando el ambiente.

Reducen la contaminación del aire

 

El árbol filtra los vientos

 Su copa está diseñada para que el aire pase a través de las hojas, filtrando los polvos, cenizas, humos, esporas, polen y demás impurezas que arrastra el viento. Las hojas pubescentes y la corteza rugosa en el tallo atrapa tales impurezas.

El árbol secuestra el bióxido de carbono que contamina la atmósfera

A través de la fotosíntesis que realizan las hojas, el árbol atrapa el CO2 de la atmósfera y lo convierte en oxígeno puro, enriqueciendo y limpiando el aire que respiramos. Se estima que una hectárea con árboles sanos y vigorosos produce suficiente oxígeno para 40 habitantes de la ciudad. Un bosque de una hectárea consume en un año todo el CO2 que genera la carburación de un coche en ese mismo período.

 

¿Cuánto oxigeno producen los árboles?

 

En este proceso las hojas también absorben otros contaminantes del aire como el ozono, monóxido de carbono y dióxido de sulfuro, y liberan oxígeno.

Reducen la Contaminación Sonora

Los árboles abaten el ruido

El tejido vegetal amortigua el impacto de las ondas sonoras, reduciendo los niveles de ruidos en calles, parques y zonas industriales. Plantados en arreglos especiales alineados o en grupos, las cortinas de árboles abaten el ruido desde 6 a 10 decibeles.

El árbol genera biodiversidad

Los bosques forman las comunidades más diversas de la tierra, porque éstas proliferan bajo su protección. Muchas especies arbóreas han coevolucionado con insectos y aves polinizadoras, dispersores de frutos y semillas y otros microorganismos del suelo, como la micorriza, con quien vive en simbiosis permanente. Los bosques ofrecen nichos diversos a la fauna mayor y menor, lo cual favorece la creación de nuevas especies animales y vegetales, aumentando la biodiversidad del planeta.

También en las ciudades el arbolado deberá ser autóctono o nativo para poder generar la mayor biodiversidad.

 

Mejoran la Calidad de Vida

 

Queremos tener árboles a nuestro alrededor porque nos hacen la vida más agradable. La mayoría de nosotros respondemos a la presencia de árboles no sólo admirando su belleza. En una arboleda nos sentimos serenos, sosegados, descansados y tranquilos; nos sentimos como en casa. Los pacientes en hospitales han mostrado recuperarse más rápidamente de cirugías cuando desde sus habitaciones se ven árboles. La fuerte relación entre personas y árboles es más evidente en la resistencia de una comunidad de vecinos a que se talen árboles con motivo del ensanchamiento de las calles. O cuando observamos los heroicos esfuerzos de personas y organizaciones para salvar árboles singularmente grandes o históricos en una común  “

Los árboles revaloran la propiedad residencial

Siempre una casa con jardín tendrá mayor valor que sin él y los árboles y los arbustos son el principal componente del jardín. Los árboles y arbustos bien ubicados alrededor de la casa y manejándolos apropiadamente, elevan el valor de las propiedades. Los árboles plantados en hileras dan privacía, abaten el ruido externo de las vialidades y dan seguridad a la propiedad al servir de barrera.

El árbol urbano ahorra energía eléctrica

Los árboles bien ubicados alrededor de la casa filtran el aire cálido y lo refrescan al cruzar su copa, sombrean paredes, patios, techos y ventanas, bajando los costos del aire acondicionado.

El árbol urbano y la comunidad

Los beneficios económicos indirectos de los árboles son aún mayores. Estos están disponibles para las comunidades o regiones. Los clientes pagan recibos de electricidad más baratos cuando las compañías del servicio construyen menos instalaciones para abastecer los picos de consumo, utilizan menos cantidad de combustibles fósiles en sus hornos y necesitan menos medidas de control de contaminación aérea. Las comunidades también pueden ahorrar si se precisa construir en la región menos instalaciones para controlar las escorrentías de las tormentas. Para un individuo estos ahorros son pequeños, pero para la comunidad la reducción de dichos gastos supone mucho dinero.

Los árboles brindan sensación de bienestar, embellecen el paisaje urbano y constituyen un valor de patrimonio para el municipio.

Además de éstos beneficios más importantes de los árboles te sugerimos que leas el siguiente artículo.