Lunes 16 Julio 2018

  

 

Comuna 15

  

El máximo organismo mundial sobre salud elevó la calificación de "probablemente carcinogénicas" a "carcinogénicas en humanos". En la ciudad de Buenos Aires, el uso de camas solares por parte de menores de 18 años está prohibido desde junio de 2006, cuando la legislatura porteña modificó la ordenanza N° 48.455.

La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC, según sus siglas en inglés), a través de un informó, confirmó que las camas solares causan cáncer.

En su informe, el organismo eleva la calificación del uso de las camas solares de "probablemente carcinogénicas en humanos" a "carcinogénicas en humanos".

El informe de esa agencia, que forma parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), coloca a las camas solares en la categoría de las sustancias y productos de mayor efecto cancerígeno, junto con la exposición a los asbestos, al benceno y al humo de tabaco, entre otros.

"El análisis combinado de más de 20 estudios epidemiológicos muestra que el riesgo de melanoma cutáneo aumenta un 75% cuando el uso de camas y lámparas solares comienza antes de los 30 años, señala el informe.

También hay suficiente evidencia de un riesgo incrementado de melanoma ocular asociado al uso de aparatos de bronceado."

En la ciudad de Buenos Aires, el uso de camas solares por parte de menores de 18 años está prohibido desde junio de 2006, cuando la legislatura porteña modificó la ordenanza N° 48.455, que regula el funcionamiento de los locales e institutos que cuentan con equipos que emiten radiación ultravioleta (UV). Tampoco en la ciudad de La Plata los menores pueden hacer uso de estos aparatos, ya que en septiembre de 2008 el Concejo Deliberante promulgó una ordenanza (la N° 10.425) similar, informa el diario La Nación en su edición de hoy.

En 2006, la Legislatura porteña se había hecho eco de un primer informe difundido por la OMS en marzo del año anterior, en el que se advertía sobre el riesgo potencial del uso de camas solares y se recomendaba evitar su exposición en menores de 18 años.

Ahora, el nuevo informe de la IARC confirma lo dicho entonces y extiende la recomendación de evitar el uso de camas solares más allá de cualquier límite de edad.