Domingo 16 Diciembre 2018

  

 

Comuna 15

  

medios vecinales

La ley 2587, de fecha 6.12.2007 / Decreto Reglamentario N° 933/009 – BOCBA – N° 3288 del 28.10.2009, fue creada con el objeto de regular la contraprestación publicitaria de los Medios Vecinales de Comunicación Social con el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y establecer un sistema anual de estímulo a la calidad en la producción periodística.

 

La finalidad de estos Medios es la difusión de información de interés público, relacionada con nuestra ciudad y/o sus habitantes. Cada medio gráfico, radial o web debe cumplir estrictos requisitos pautados en la norma, y estar incluidos en el Registro de Medios Vecinales de Comunicación Social de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el ámbito de la Secretaría de Prensa y Difusión del Gobierno porteño o el organismo que en el futuro la reemplace.

Para la vigencia de dichos Medios, la ley establece una contraprestación publicitaria que está imputada a la partida presupuestaria del GCBA, destinada a la difusión de la publicidad oficial.

Con el objeto de fijar la pauta publicitaria, la Ley expresa -en su letra y espíritu- claramente: “Artículo 13. La contraprestación por publicidad que perciban los Medios Vecinales de Comunicación social se determina tomando como base de cálculo, para el porcentaje que establece la Ley según el soporte de que se trate, el valor más bajo del espacio publicitario de toda la página siete (7) del diario pago de mayor tirada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, (en este caso Clarín) correspondiente a la anteúltima semana de cada mes. Esta determinación procederá, siempre y cuando las ediciones de cualquiera de los días de esa semana no coincidan con un precio promocional producto de rebajas o descuentos de cualquier naturaleza aplicados sobre su valor normal, habitual o corriente. En tal caso, se calculará sobre el valor inmediato anterior que no hubiera sufrido descuentos promocionales o de cualquier otra naturaleza, teniendo en cuenta que la pauta institucional no podrá ser inferior a la de mayor valor percibido”.

boca tapada

Todo esto se venía dando normalmente, año tras año, hasta que el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Horacio Rodríguez Larreta, a través del Subsecretario de Comunicación Social de la Ciudad, Máximo Merchensky, dispuso unilateral e ilegalmente, por medio de la Resolución N° 813/SSCS/18, rebajar el valor de nuestra pauta publicitaria, primero en un 21% y luego en un 2%, tomando en cuenta para eso descuentos promocionales obtenidos por el gobierno, lo que contradice abiertamente la ley que nos rige.

En las últimas semanas, se han producido suspensiones a sitios de noticias online sin dar cumplimiento al Art.11 del anexo del Dec. Reglamentario 933/09 que se refiere a que dicha suspensión se producirá luego de la acumulación de tres apercibimientos, cosa que en los casos no se ha producido; lo que agrava la medida dispuesta, tornándola autoritaria.

Debido a estas medidas caprichosas e ilegales peligra la voz de los vecinos de cada barrio y la fuente de trabajo de más de 269 Medios Vecinales de la Ciudad de Buenos Aires que incluyen: periodistas, locutores, diseñadores, diagramadores, productores, gente de sistemas, imprentas, distribuidores, asistentes, colaboradores; entre otros.

Por lo expuesto, SOLICITAMOS al JEFE DE GOBIERNO DE LA CABA, HORACIO RODRIGUEZ LARRETA, que RESPETE LA LEY que regula la actividad de los Medios Vecinales, para proteger no solo las fuentes de trabajo sino también el derecho constitucional a la información pública sin restricciones.

Contradicción

Legislatura porteña sancionó el 6 de diciembre la ley N° 5.919 que establece como el Día de los Medios Vecinales de Comunicación Socia, con el objetivo de fomentar y promover sus actividades de comunicación y divulgación de información, así como su rol social, cultural y político, reconociendo nuestra importancia dentro del mapa comunicacional porteño.

Historia de la Ley 2587 (de Medios Vecinales)

Corría el año 1996 cuando un grupo de editores, entre los que se encontraban varios de los actuales miembros de nuestra Cooperativa, se puso a  trabajar con el entonces concejal Eduardo Jozami para prestigiar el periodismo barrial y lograr el reconocimiento del inminente Gobierno de la Ciudad Autónoma. Pocos meses después, el Concejo Deliberante votó la Ordenanza Nº 52.360, mediante la cual se creaba un Registro de Medios Vecinales de Comunicación Social, en el que debían inscribirse los medios que, luego de cumplir una serie de requisito s, como cantidad de páginas, tirada, antigüedad, porcentajes de publicidad y de producción periodística propia que tratara temas de los barrios y la ciudad, podían acceder a una pauta publicitaria.

De esta manera, el Gobierno se veía obligado a contratar espacios de publicidad con los medios de comunicación barriales, que hasta allí  solo se obtenían a través de una relación de amistad con los funcionarios de turno en algunos casos o por simple clientelismo político en otros.

No obstante, la administración del entonces jefe de Gobierno Fernando de la Rúa vetó la ordenanza. El Concejo Deliberante insistió y la ordenanza quedó sancionada, pero De la Rúa nunca dictó el decreto que la reglamentara. En términos vulgares, la “cajoneó”.

Una vez asumido el gobierno por Aníbal Ibarra, los editores barriales comenzamos una campaña de propaganda exigiendo la reglamentación de la ordenanza. Una de las vetas que encontramos para hacer visible nuestro reclamo fue la difusión que el Gobierno realiza-ba del Presupuesto Participativo, ya que los funcionarios recorrían los barrios realizando reuniones con vecinos en diferentes escuelas. Hacia ellas marchábamos los editores a repartír volantes con duros conceptos hacia un Gobierno que no reglamentaba la ordenanza. No fue la única forma de reclamo. Las mesas de difusión que armábamos en Avenida de Mayo al 525, en la puerta misma del Palacio Municipal, también inquietaban a los funcionarios. Todas estas acciones contaron con el apoyo de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UTPBA), que facilitaba sus instalaciones para que los editores nos reuniéramos y destinaba dirigentes para que nos orientaran en los aspectos técnicos.

Gracias al trabajo consecuente de los compañeros del sector, la administración de Aníbal Ibarra se vio obligada a interiorizarse en el proyecto que a fines de 2002  reglamenta y crea el Registro de Medios Vecinales de Comunicación Social, siendo 2003 su primer año de aplicación. De este modo se coronaba con éxito la primera parte de la lucha de los editores barriales.

La experiencia recogida con el registro en funcionamiento hizo ver que lo redactado una década atrás debía ser actualizado. Es entonces que un grupo de medios organizados en la Cooperativa de Editores de Publicaciones EBC decide trabajar en una ley superadora a la Ordenanza Nº 52.360. Durante tres años, con un anteproyecto en la mano, salimos a la búsqueda del consenso necesario. En la legislatura junto al presidente de la Comisión de Cultura y comunicación, Norberto Laporta (socialista), primero y luego con Rodrigo Herrera Bravo (Pro), con Elvio Vitali (Frente para la Victoria), Facundo Di Filipo (Ari). Pero también hubo que trabajar junto a la Secretaría de Comunicación con el ibarrista Daniel Rosso primero y, más recientemente, en la gestión de Macri junto a los equipos del secretario de Comunicación Gregorio Centurión. Finalmente en el año 2007 nace la Ley de Medios Vecinales 2587.