Martes 15 Octubre 2019

  

 

Comuna 15

  

Fue en el marco de un convenio entre la Facultad de Agronomía y la empresa encargada de la recolección de residuos húmedos. El proyecto “Corredor FAUBA Verde” distribuirá contenedores de por todo el predio, desde Av. San Martín hasta Av. Constituyentes.

 

A partir de un convenio firmado entre la empresa recolectora de residuos húmedos, SOLBAYRES (Solución Integral del Ambiente) y la Facultad de Agronomía de la UBA, a través del programa FAUBA Verde, el predio más importante del barrio de la Comuna 15 tendrá 15 estaciones de contenedores distribuidos por la calle Las Casuarinas, desde Av. San Martín hasta Av. De Los Constituyentes.


El proyecto “Corredor FAUBA Verde” contará con un total de 30 contenedores (dos de mil litros y el resto de 50) que fueron donados por SOLBAYRES. Si bien quedará íntegramente inaugurado en diez días aproximadamente, ya se colocó la estación central para que los vecinos que transitan diariamente por el predio separen sus residuos.
“Firmamos un convenio con la empresa que retira los residuos húmedos de la Facultad. SOLBAYRES maneja la Responsabilidad Social Empresarial y tiene una conciencia muy amplia del ambiente. Entonces en concordancia con nosotros que estamos trabajando desde el Programa FAUBA Verde el tema de la separación de los residuos, la empresa nos donó 30 tachos para separar residuos en el predio y toda la cartelería que los acompañan”, aseguró para este medio Alejandra Reich, coordinadora del Programa FAUBA Verde.


Según explicó, en cada punto habrá dos tachos de diferente color: uno negro para los desperdicios (basura) y otro verde para los reciclables (cartones, papeles, plástico, etc ). De esta forma, los vecinos que transiten por el corredor podrán elegir dónde tirar el residuo que hayan generado, guiándose por la información que proveerá la cartelería. “La estación central, la más grande, ya fue inaugurada el 5 de junio, en el día del Ambiente. El corredor FAUBA Verde dará un servicio a toda la comunidad que usa el predio de la facultad”, agregó Reich.


Y resumió: “La idea es que la gente tome conciencia de la dimensión de lo que significa la decisión de tirar un residuo: cuando lo arroja a la bolsa negra, viene el camión de SOLBAYRES y se lo lleva al relleno sanitario, y ese residuo tarda quizás cuatro mil años en degradarse, en transformarse en pequeñas partículas. Pero cuando uno aporta a una economía mas circular de tirar un residuos en un cesto verde, no solamente está evitando que ese residuo llegue a un relleno sanitario, sino que también genera trabajo a los recuperadores urbanos de la Cooperativa El Álamo, que los llevan a los centros de reciclaje y los venden. Y además permite que ese objeto tenga otra vida, que vuelva a ser utilizado. Tiene dos factores importantes el ambiental y el social”.