Miércoles 30 Septiembre 2020

  

 

Comuna 15

  

consulta popular

Los votantes de la Comuna 9 realizarán, este domingo 5 de julio, de la primera consulta popular de la ciudad de Buenos Aires, que se llevará a cabo en simultáneo con las elecciones generales a Jefe de Gobierno, legisladores y comuneros.

 

El objetivo de esta convocatoria es que los electores de Mataderos, Liniers y Parque Avellaneda elijan el nombre de su Comuna, la cual se convirtió en pionera respecto de la implementación de este tipo de convocatorias y mecanismos de democracia participativa.

Este procedimiento sin precedentes en la Ciudad es el resultado de una iniciativa llevada a cabo a fines de 2014 por la Junta Comunal 9, fue aprobada a principios de junio de este año por unanimidad por el Tribunal Superior de Justicia.

“Que algunos vecinos de la Ciudad puedan hacer uso de una herramienta fundamental para la participación vecinal, como es la consulta popular, no debería sorprendernos porque está contemplado en la Constitución y en la Ley de Comunas. Sostuvo la Diputada porteña, Muiños, presidenta de la Comisión de Descentralización y Participación Ciudadana de la Legislatura.

La consulta estará contemplada en la nueva modalidad de votación con Boleta Única Electrónica. Esto quiere decir que en las máquinas destinadas a esta Comuna, el sistema estará configurado para que aparezca una pantalla adicional con la leyenda: “Apruebo que la actual Comuna 9 pase a denominarse ´Lisandro de la Torre' Sí / No / No Participo de la Consulta".

“En el caso de la Comuna 9, el Gobierno debe encargarse –además- de comunicarles a los ciudadanos que tienen el derecho (por ley) a participar de la consulta popular.

El nombre propuesto es parte de la identidad comunal y surge del frigorífico "Lisandro de la Torre", fundado en 1923 en Mataderos; y bautizado con ese nombre por Juan Domingo Perón, como reconocimiento a quien se enfrentó y denunció a la corrupción de su época y a las grandes corporaciones y grupos económicos extranjeros en pos de proteger a las empresas y al trabajo local. Durante el gobierno del entonces presidente de la Nación, Arturo Frondizi, y ante el peligro de despidos, los nueve mil obreros tomaron el establecimiento para evitar su venta.