La Ciudad de Buenos Aires elabora un plan para evitar que Moyano se quede con el Club Comunicaciones y que vuelva a mano de los socios.

Tras el fallo judicial que dio prioridad al sindicato de Camioneros para adjudicarse el Club Comunicaciones, el Gobierno de la Ciudad presentó una nueva propuesta para salvar a la institución, devolvérsela a los socios y quedarse, a cambio, con una parte del predio en Agronomía.

El proyecto impulsado por el Ministerio de Desarrollo Económico, que ya fue entregado en el Juzgado N° 7 a cargo del juez Fernando D’Alessandro, prevé la cancelación de la deuda de 12 millones de pesos y la disolución del club como tal. A no preocuparse: en este caso, se formaría una nueva asociación civil y se les entregaría la concesión a los socios por 99 años. Como si nada hubiera pasado.

Según explicaron desde el Ministerio, este procedimiento es el más viable, ya que la sola intención de conservar la misma entidad implicaría hacerse cargo de todos los intereses de la Ley de Quiebras, que elevan el pasivo a 25 millones de pesos. Es por este motivo que había fracasado el plan inicial de la Ciudad, presentado a fines de 2010.

Paula Villalba, directora técnica, administrativa y legal del Ministerio, resaltó las diferencias con el plan de Hugo Moyano: “Nosotros queremos entregarles el club a los socios y Moyano piensa en dejárselo a Camioneros. Es más, en su propuesta está estipulado el derecho de admisión”. Además, Villalba aclaró que como la entidad dejaría de existir en los papeles, también habría que modificar la denominación: “Se llamaría Nuevo Comunicaciones u otro nombre que propongan los socios”.

Ahora el juez D’Alessandro, que lleva la causa desde 2006, evaluará ambas iniciativas -u otras que se entreguen antes del 7 de julio- y se expedirá al respecto.

Si la institución queda en manos de la Ciudad -idea que apoya la mayoría de los socios-, el proyecto contempla también la construcción de un microestadio en seis de las 17 hectáreas del predio de Agronomía, la continuidad de todas las actividades sociales y la puesta en valor de los bienes e instalaciones.