En las colonias de vacaciones gestionadas por la Ciudad “faltan botiquines y materiales de higiene, y las raciones de comida son insuficientes”, Denunció la Defensora del Pueblo adjunta, Graciela Muñiz sumando elementos.

Treinta mil chicos asisten a esos centros recreativos durante el verano.
Un preocupante informe de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires denunció “graves falencias” en las colonias de verano gestionadas por el Ministerio de Educación y la Subsecretaría de Deportes del gobierno porteño, que prestan servicios de atención y recreación a 30 mil chicos durante las vacaciones. El trabajo indica que muchas de ellas tienen problemas de seguridad, higiene y alimentos.

Las principales falencias son “la ausencia de botiquines de primeros auxilios, la escasez de materiales de limpieza e higiene, la insuficiencia de raciones de comida para los chicos, la carencia de personal de seguridad y de limpieza, y la falta de control en la piletas de natación utilizadas en algunos de los parques”, enumeró el informe.

La defensora adjunta del Pueblo de la Ciudad, Graciela Muñiz, confirmó esta situación y reclamó “una inmediata solución a cada uno de los inconvenientes que detectamos, porque está en juego la salud y el bienestar de 30 mil niños y sus familias”. Según este organismo, el gobierno porteño afectó hasta el 4 de febrero para este programa de verano a 110 escuelas primarias y medias, junto a once polideportivos ubicados en distintos parques de la Ciudad.