fiesta clandestina villa crespo

Una en un outlet de zapatillas con 80 personas y la otra en un edificio donde había 23 personas. 

La Policía de la Ciudad, la Agencia Gubernamental de Control (AGC) y el Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) realizaron varios procedimientos conjuntos este fin de semana en los que se desarticuló una fiesta clandestina en un outlet de zapatillas con 80 personas y una reunión con 23 participantes en un edificio de Villa Crespo,

En uno de los operativos la Policía de la Ciudad informó que desbarató la “clandestina del outlet”, una fiesta con 80 personas que se estaba desarrollando en el interior de un local de venta de zapatillas en el barrio porteño de Villa Crespo, el cual estaba ambientado como un salón de fiestas.

"En este caso, el procedimiento se realizó a las 2 de la madrugada cuando efectivos de la Comisaría Vecinal 15B se desplazaron hasta el comercio ubicado en la esquina de Vera y Malabia, el cual tenía una persiana ciega y la puerta abierta con varias personas en su interior" relata el parte policial.

"Cuando el personal arribó se entrevistó con el encargado del lugar y procedió a desalojar a los participantes que estaban dentro, contabilizándose un total de 80 personas", agregan.

Por otra parte, también en Villa Crespo, personal de la misma dependencia se trasladó en horas de la madrugada hasta un edificio ubicado en Thames al 700, donde se hallaban congregadas en la puerta un grupo de personas que estaban esperando para ingresar a uno de los departamentos donde se realizaba una reunión clandestina.

"Ante esta situación, se identificó a las personas que estaban en el hall del edificio y se determinó que la fiesta se desarrollaba en un departamento del tercer piso, desde donde se escuchaba música fuerte y de la que participaban 23 personas." informan sobre el segundo procedimiento

En ambas causas intervino la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº4, a cargo del doctor Mauro AndrésTereszko, que dispuso la detención del encargado del outlet, de 27 años, y ordenó el secuestro de mobiliario, parlantes y equipos de música, como así también la detención del propietario del inmueble donde se realizaba la reunión, por infracción a los artículos 205 y 239 del Código Penal.