ap

La actividad estuvo organizada por el Gobierno de la Ciudad en Plaza Arenales.

 Pese al comienzo de la jornada enmarcada por el mal clima, se desarrolló este sábado 20 de mayo sin inconvenientes en la Plaza Arenales de Villa Devoto la Feria del Distrito del Vino, la exhibición organizada por el Gobierno de la Ciudad para seguir impulsando la industria vitivinícola. Con un amplio despliegue de stands de las respectivas bodegas, un escenario y un patio gastronómico en las calles aledañas, hubo una masiva concurrencia. El cantante Coti tuvo el show de cierre, asistieron dirigentes políticos y organizaciones vecinales montaron una protesta.

La feria se inició al mediodía. Cada bodega (participaron unas 40, de distintas partes del país), tuvo su stand de madera en los senderos internos de la plaza. En calle Nueva York se dispuso el sector de boleterías, en el que se vendían los vales por consumo. Como se había anticipado, rigió una norma de "consumo responsable y moderado", y se impuso un tope de un ticket por persona, y la posibilidad máxima de comprar cuatro copas. Se podía elegir distintos montos de prepago (luego los precios variarían según el modelo de vino), y se daba en entrega las copas, que luego debían ser devueltas en un puesto especial. También había donde se entregaba agua mineral y baños químicos.

Miles de personas participaron, la mayoría parejas, aunque se vieron también grupos de amigos y familias con hijos pequeños, en menos cantidad dado el carácter del evento (no estaba permitido el consumo a menores de 18 años). La concurrencia generó que se formen prolongadas filas en los stands, pero primó un buen clima general. En paralelo, se brindaron charlas y shows en el escenario dispuesto en el centro de Plaza Arenales.

El enólogo Alejandro Vigil, invitado especial, brindó una charla sobre su especialidad. Luego, el presentador Joe Fernández llevó a cabo un stand up que unió a la astrología con los tipos de vino. Y cerró el cantante Coti con un show a todo ritmo musical, levantando la noche a pesar del frío. 

Se vio acercarse a lo largo del día al senador nacional y precandidato a jefe de Gobierno, Martín Lousteau. También el legislador Roberto García Moritán, el diputado Emiliano Yacobitti y el Ministro de Desarrollo Económico y Producción porteño, José Luis Giusti. Asistió asimismo la Ministra de Cultura y Turismo de Mendoza, Nora Vicario, que tiene un convenio con el Gobierno de la Ciudad relacionado a la industria del vino.

Como había informado este periódico, algunas de las bodegas que participaron fueron El Enemigo, Catena Zapata, Bianchi, Fin del Mundo, Santa Julia, Rutini, Salentein, Escorihuela Gascón, Lorenzo de Agrelo, Ernesto Catena, Las Moras, El Esteco, Trapiche, Bodega Bressia, Pala Corazón, Losance, Vinos de Potrero, Manos Negras, Penedo Borges, Weinert, Lamadrid, Huentala, La Posta, Dante Robino, La Cayetana, Gen del Alma, Lagarde, y Banfi.

Protesta vecinal

En paralelo a la feria, se llevó a cabo hacia la tardecita una protesta de organizaciones vecinales, que mostraron su rechazo al Distrito del Vino. Los manifestantes se juntaron en la intersección de las calles Pareja y Mercedes, donde desplegaron carteles con las leyendas «No al Distrito del Vino» y «Basta de Destruir Devoto» y luego se mostraron en la propia Plaza Arenales. El acto de todos modos se desarrolló sin inconvenientes y en paz.

"Están destruyendo nuestro barrio, primero con el cambio del Código Urbanístico que habilitó edificios en una zona de casas bajas y ahora con el Distrito del Vino, que fue votado durante la pandemia y está convirtiendo a Devoto en un polo comercial y gastronómico donde todo vale", expresaron según recoge agencia Télam, y plantearon que el evento dejó muchas "incomodidades" al barrio en su fase previa de preparación, especialmente en lo relacionado al estacionamiento y el corte de calles.