poda arboles

Un fallo judicial hizo lugar parcialmente a una acción de amparo. También le ordenó al Gobierno porteño que finalice el Plan Maestro de Arbolado Público.

 

El titular del Juzgado del fuero Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo n.° 13, Guillermo Scheibler hizo lugar parcialmente a una acción de amparo y ordenó al Gobierno y a las Comunas de la Ciudad a suspender la poda y la tala de árboles, con la excepción de aquellas que afecten a la seguridad pública, informó el sitio i-judicial.

Ordenó tambien al ejecutivo porteño que finalice el Plan Maestro de Arbolado Público de la Ciudad de Buenos Aires y que implementen un sistema informático de acceso libre, gratuito y público que contemple la totalidad de las acciones correspondientes a la gestión del arbolado público, permita seguir la trazabilidad de cada uno de los ejemplares y posibilite que cualquier vecino pueda controlar y verificar en tiempo real la conservación de las especies.
¿Que pasa en la actualidad?

Los vecinos realizan reclamos por mesa de entradas en la sede Comunal 12 o hacen llegar sus denuncias o pedidos a medios barriales de la zona, como este medio, que recibió la inquietud de Francisco, un vecino de nuestra Comuna que consulta donde puede llamar para que poden el árbol que está ubicado en Baunes y Pedro Rivera en el barrio de Villa Urquiza “ya que no deja ver los autos cuando uno va cruzar la calle y va a ocurrir una desgracia un día de estos” expresó a este periódico. Ante la nueva sentencia esta poda no será posible.
Continuando con lo expresado en el fallo de Scheibler, el amparista expresó que «el GCBA desarrolla una actividad de poda que, al menos desde hace cinco años, está destruyendo los árboles del patrimonio público, a saber, árboles de alineación, de plazas, estaciones de ferrocarriles y bulevares, ya sea por mutilación, mochado, terciado o talado».


El juez argumentó el derecho de los ciudadanos a tener un ambiente sano y puntualizó como uno de los principales fines de la política ambiental de la Ciudad "la preservación e incremento de las áreas forestadas".
También el magistrado hizo mención a que "no se encuentra publicado ningún dato relativo al ‘estado sanitario, estructural y mecánico, adecuación al sitio de implantación, descripción de daños, estado de situación de planteras’ de cada ejemplar, por lo que "el mandato constitucional y legal en la materia se encuentra cumplido de modo parcial e incompleto".

Asimismo, ordenó que adopte los recaudos necesario para comunicar a las Comunas y empresas contratistas que las intervenciones que resulte necesario efectuar sobre tipas y jacarandás se deberán realizar exclusivamente en los períodos que el Plan Maestro de Arbolado determina para ello. El propio gobierno porteño ha reconocido y destacado en el mencionado Plan Maestro la importante función ambiental que cumple el arbolado urbano" dijo el juez en su fallo y subrayó la "falta de accesibilidad a la información" .

Finalmente, Scheibler aseguró que «no puede soslayarse que un árbol no es un integrante más del mobiliario urbano, fácilmente reemplazable, como una farola, un banco de plaza o una parada de colectivos. Se trata de un ser vivo que nos acompaña y ayuda en el difícil tránsito de habitar las grandes ciudades. Alcanzar su porte majestuoso le irroga décadas de crecimiento y cuidados, por lo que todo lo que hace a la gestión de este patrimonio no puede ni debe efectuarse a escondidas de la comunidad, a la ligera y sin los recaudos que la ley y el Plan Maestro elaborado por el propio GCBA imponen».

 

"Se trata de un capital verde que recibimos en sus ejemplares adultos de las generaciones que nos precedieron y que debemos proteger y legar a las que nos sucedan con el agregado de nuevos ejemplares", concluyó.

DIFERENCIA ENTRE PODA Y TALA O PODAR Y TALAR:

Podar una planta o un árbol es quitar aquellas ramas que sobresalen de manera exgerada para darle una forma adecuada, ya sea cuadrada o redonda de acuerdo al criterio de quién lo solibite Es una activividad que se realiza, muy comúnmente, en jardinería.

Talar una planta o un árbol es cortarlo desde el tronco con la intención de que se seque o marchite para siempre. Esta actividad se realiza con varios objetivos, por ejemplo: Sacar madera para realizar puertas, ventanas, mesas y camas entre otros muebles. También para destruir grandes bósques o áreas verdes para la construcción de viviendas o centros comerciales. Además para la siembra de plantas para el cultivo.