roberto quatromannoLos Legisladores porteños de PRO, Roberto Quattromano y Daniel Del Sol, manifestaron que "la inseguridad es un tema de todos, y debemos combatirla y vencerla entre todos”.


En el marco de la sesión legislativa extraordinaria para tratar la transferencia de parte de la fuerza federal a la órbita de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Quattromano sostuvo: "El traspaso de la Policía Federal al Gobierno porteño demuestra la necesidad del trabajo conjunto con Nación, al que durante años se negó el kirchnerismo".

Por su parte, Del Sol afirmó que "estamos cumpliendo con una deuda que asumimos durante la campaña electoral del presidente Mauricio Macri". Y agregó: "Hoy damos un paso adelante por la seguridad de todos los porteños y eso es algo para celebrar".

"Se trata de una medida que debió ser tomada hace años, pero fue impedida por la mezquindad política y la insensibilidad del gobierno K. Sin dudas es otro de los temas en los que la sociedad pidió un cambio, y que ahora, orgullosamente, estamos haciendo realidad", concluyó Quattromano.

Principales detalles del traspaso

Se traspasa a la Ciudad "con la totalidad del personal, organismos, funciones, competencias, servicios y bienes tanto materiales (inmuebles, muebles) como inmateriales (sistemas informáticos, de comunicaciones, etc.)", las siguientes superintendencias : De Seguridad Metropolitana (incluye todas las comisarías), De Bomberos (algunas partes quedan en la Nación), De Policía Científica  (en forma parcial), De Investigaciones Federales (parcial), De Tecnologías de la Información y Comunicaciones, y De Aviación (3 aeronaves y el personal inherente).

"La transferencia será materializada de manera gradual y progresiva, ordenada en dos etapas: de transición y de consolidación", dice el convenio convertido en ley de la Ciudad. La transición será de un año, "que podrá ser prorrogado por las partes, de común acuerdo". La etapa de consolidación será luego, "por el plazo que al efecto las partes establezcan"

La Nación reintegra a la Ciudad la tenencia y uso precario gratuito que la Policía Federal tiene sobre inmuebles y para las tareas de seguridad federal que mantendrá la Policía Federal se harán acuerdos de comodato para los inmuebles que siga utilizando.

Por otro lado, los agentes transferidos conservarán su nivel escalafonario, antigüedad, remuneración, derechos previsionales y cobertura social.

 

"La Nación asume los juicios pendientes y aquellos iniciados con posterioridad pero por causas anteriores a la fecha del Convenio". Con igual criterio la Nación deberá afrontar las deudas.

El convenio suscripto habla de "fortalecer el sistema federal" y colocar al ciudadano de la Ciudad "en un pie de igualdad con los habitantes del resto del país".

Se recuerda que la Constitución porteña de 1996 determinó que habrá una "policía de seguridad" dependiente del Ejecutivo local y se menciona la ley 26.288 (del año 2007) según la cual el Gobierno de la Ciudad debe ejercer en su territorio "las funciones y facultades de seguridad en todas las materias no federales".

Además, se sostiene que la "transferencia gradual y progresiva permitirá consolidar la fusión de un modelo policial que garantice los derechos y garantías de los ciudadanos de la CABA (...) la presencia continua de seguridad en las calles, la prevención del delito, el empleo de estadísticas computarizadas, mapas electrónicos y juntas administrativas interdisciplinarias para conducir y guiar las estrategias de la policía local".