viuda negra

Captaba a su víctimas por una app de citas. Cuando lograba ingresar a sus domicilios las dormía con un sedante; fue detenida junto a sus cómplices en este barrio de la Comuna 15 por la Policía de la Ciudad. Recuperaron dinero, alhajas, tarjetas y una notebook de la última víctima.

Un tatuaje de un cangrejo que la mujer, de 23 años, tiene en una pierna terminó descubriendo a la viuda negra que desmantelaba a sus víctimas tras dormirlas con alprazolam.

La delincuente primero lograba relacionarse con su potencial víctima a través de redes sociales, hasta ganar en confianza y conseguir que la invitaran a sus domicilios. Una vez allí, la viuda negra le colocaba el narcótico en alguna bebida, provocándole la pérdida de consciencia, franqueando luego el paso a sus compinches, de 27 y 26 años, para robar dinero y pertenencias. Aunque en una oportuidad el plan les complicó.

La banda fue detenida en Maure al 3800 en Chacarita, a bordo de un Peugeot 207 cuando los oficiales del servicio de fin de semana de prevención de robos y hurtos de la Comuna 15, vieron al auto en doble fila y a sus tres ocupantes manipulando un posnet, que no pudieron justificar, al igual que la tenencia de varios DNI de otras personas.

Con la sospecha de que pudieran estar realizando estafas con robos de identidad, los tres sospechosos fueron llevados a la Comisaría Vecinal 15 A de la Policía de la Ciudad para hacer consulta sobre reincidencia.

Mientras en esa sede policial registraban los DNI de terceros, llegó una denuncia de la Comisaría Vecinal 12 A, vinculada a uno de esos documentos.

Se trataba de un hombre de 49 años, víctima de un robo por viuda negra. El hombre, tras conocer a la mujer por Tinder, la invitó a su departamento en la avenida Cramer al 3600.

Allí, el denunciante contó que tras tomar unas copas quedó dormido y al despertarse le habían robado unos 100 mil pesos, algunos dólares, tarjetas y una notebook Toshiba.

Los datos eran coincidentes con lo que tenían los sospechosos: 97.510 pesos, 20 dólares, una notebook Toshiba, y cadenitas de oro y plata.

Cuando los oficiales fueron a requisar exhaustivamente el auto, encontraron tarjetas de créditos del denunciante debajo de la funda de cuero que cubre la base de la palanca de cambios del Peugeot 207.

También hallaron un frasco con atomizador de Alplax, el nombre de fantasía de alprazolam, la droga que utilizaba para dormir a las víctimas, en uno de los buches de la tapa del baúl.

Todo ello se sumó al decomiso del posnet Mercado Pago, los DNI, cinco celulares, además del auto y la cédula identificatoria del vehículo.

Asimismo, al tomar conocimiento de la detención de esta mujer con el tatuaje del cangrejo, desde la División Investigaciones Comunales 13, se comunicaron con la Comisaría Vecinal 15 A, dando cuenta que también buscaban a la mujer del tatuaje por un hecho ocurrido el 8 de abril último en Núñez.

Allí también la mujer consiguió entrar en confianza con otro hombre, en este caso un ciudadano brasileño de 51 años, que la invitó a su departamento en Núñez.

En este caso, el plan se les complicó a los delincuentes porque la víctima no tomaba alcohol, por lo cual el sedante no tuvo el efecto inmediato deseado. El damnificado, al darse cuenta del engaño, llegó a cambiar el vaso, sin que la viuda negra lo detectara, provocándole a la mujer cierta somnolencia.

La delincuente alcanzó a hacer entrar a sus cómplices al domicilio, quienes agredieron al damnificado, para luego robarle.

El damnificado aportó el vaso como prueba, y también dio una foto de ella, con la imagen saliente del tatuaje del cangrejo en la pierna.

Los detenidos y los elementos secuestrados quedaron a disposición del Juzgado Criminal y Correccional 47, a cargo del Dr. Osvaldo Daniel Rappa, secretaría 136 del Dr. Juan Pablo Strifezza.

Fuente: Policía de la Ciudad