ap

La fuerte tormenta de viento y lluvia del 17 de diciembre afectó fuertemente a los barrios porteños.

Pasó casi una semana del feroz temporal de la madrugada del 17 de diciembre, que alteró el paisaje de la Comuna 15 y distintos puntos del AMBA. Miles de árboles cayeron producto del viento, que tuvo ráfagas récord, lo que provocó que haya calles cortadas y hasta las plazas y parques públicos sean cerrados por seguridad. En ese marco, finalizada esta semana, el Gobierno de la Ciudad asegura que ya se han removido todos los ejemplares que se habían caído en el territorio porteño.

De acuerdo a los relevamientos efectuados hasta este jueves por la noche, se ha registrado un total de 715 árboles y ramas de gran porte caídos en el total del distrito. Se estima que más de 100.000 kilos de ramas y troncos recogidos tras la tormenta.fueron acercados al Centro de Reciclaje de la Ciudad (CRC), ubicado en el barrio de Villa Soldati. Es un promedio constante en todas las jornadas, por lo que el volumen total de los restos acumulados durante todo el operativo es de más de 500 toneladas.

Desde que comenzó la emergencia hasta este jueves a las 19 horas, el Centro Único de Coordinación y Control de la Ciudad recibió 9.399 llamados relacionados con el temporal. El número se redujo notoriamente en las últimas horas. Este jueves en la Línea 103 y en las derivaciones de la Línea 911 se registraron 534, lo que implica sí un fuerte retroceso en la demanda por parte de la población. El Gobierno porteño prometió, de todos modos, que los equipos se mantienen en alerta ante eventuales reportes que se reciban en la Línea telefónica mencionada. Y a su vez, los trabajos ahora se intensificarán en veredas, parques y plazas para levantar ramas y troncos. 

El fuerte impacto del temporal

Los árboles caídos por las ráfagas de más de 100 kilómetros por hora que azotaron a la Ciudad la madrugada del domingo pasado provocaron gran cantidad de cortes totales y parciales de calles en los distintos barrios porteños. El amplio operativo puesto en marcha contó con la participación de cuadrillas de Espacio Público e Higiene Urbana junto a personal de Bomberos y de la Policía de la Ciudad y agentes de Tránsito y de Defensa Civil, entre otras áreas, según reportó el Gobierno de la Ciudad.

Todo el personal estuvo enfocado desde el minuto uno para trabajar sin pausa y lograr que los vecinos pudieran retomar sus labores cotidianas a la brevedad. El temporal incluyó como fenómeno adicional la crecida del Río de La Plata registrada la noche del lunes, que fue la más fuerte desde 2010 y que tuvo un pico de 3.62 metros de altura en el área ribereña de la Ciudad, casi dos metros más que lo usual, provocando un coctail climatológico de los más graves del tiempo reciente en Buenos Aires.

La tormenta afectó a la Junta Comunal, que tiene por la Ley 1777 dentro de sus competencias originarias el mantenimiento de los espacios verdes de su jurisdicción. Lo hizo a solo una semana de mandato de la actual conformación del organismo, que tiene desde el 10 de diciembre a los siguientes integrantes: Agustín Rodríguez Ponti (presidente), junto a Cynthia Evelyn Martello y Martín Gonzalo Garcilazo (Juntos x el Cambio), Soledad Jazmín Luján Tello, Leonardo Gastón Lucchese Di Leva y Nancy Verónica Bolaño (Unión por la Patria) y Amiel Mariano Leckie (La Libertad Avanza).

Las redes sociales oficiales fueron reportando los "antes y después" de los trabajos de remoción, pero al mismo tiempo, en los comentarios era frecuente que los vecinos dejen sentado que había casos que se mantenían sin cambios pese a los reclamos. El presidente Rodríguez Ponti, en varias oportunidades, agradeció el trabajo de las cuadrillas.