Los manifestantes cortaron el tránsito en avenida Corrientes este lunes.

Después de una tregua a lo largo de este año, vecinos/as de Villa Crespo retomaron uno de los reclamos que más los involucró en el último tiempo: el rechazo al Movistar Arena. En ese sentido, realizaron en la tarde de este lunes 12 de diciembre una protesta, que incluyó el corte de avenida Corrientes a la altura de Dorrego.

Con el cartel "No al Megaestadio en Villa Crespo", una treintena de personas se acercó al lugar. "¡Señor, señora, no sea indiferente, destruyen nuestros barrios en la cara de la gente", repitieron en uno de los cantos. También dijeron "No al nuevo Código Urbanístico", y "Basta de Torres, defendamos nuestros barrios". El grupo de vecinos viene liderando protestas contra el estadio de calle Humboldt desde antes que este se construyera. Ahora, el objetivo pasa por conformar una mesa de diálogo con funcionarios y empresarios a cargo del lugar para contemplar muchas de sus demandas, al considerar que afecta la vida cotidiana del barrio.

Hasta el momento no hubo novedades al respecto. Para peor, la cifra de recitales en el Movistar Arena aumenta: han llegado a ser 90 en seis meses, según indicaron vecinos. Estos eventos, que se hacen en fines de semana y también en días hábiles, alteran todo el entorno del estadio, ya que el tránsito queda restringido en Humboldt, se vuelve complejo estacionar tanto de un lado como del otro de Corrientes, satura las paradas de colectivos y genera que se formen filas de personas aguardando por entrar en las veredas adyacentes, frente a las propias casas, dejando en muchos casos mugre en las veredas como envoltorios o botellas de plástico.

Un ejemplo, que si bien mostró el apoyo a la Selección Argentina, se dio el último fin de semana, cuando los asistentes al recital de la banda cuartera "La Konga" se pusieron en plena calle a bailar y cantar las canciones futboleras, a pesar de que ya había pasado la medianoche, alterando el descanso de los residentes del lugar.

“Con los recurrentes eventos se producen problemas de vibraciones que afectan a la estructura de los edificios cercanos. El lugar queda lleno de suciedad con una invasión del espacio público, falta de baños químicos y uso de alcohol en las inmediaciones y en frente del estadio cuando en los espectáculos masivos eso no se puede hacer”, expresó al respecto Gustavo Perrona, de “Vecinos Autoconvocados contra el Megaestadio”, en declaraciones periodísticas.

Perrona planteó junto al grupo que integra también otros puntos de reclamo. “Ruidos que se originan a la entrada y salida, concentraciones de personas desde tan temprano que dificultan el paso en las veredas, contaminación lumínica permanente que proviene de los carteles del megaestadio, cortes de calle que impiden el tránsito de quienes viven en la zona y genera además caos de tránsito, saturación de estacionamientos como así también autos estacionados sobre las veredas”, según indicaron en un comunicado.

Con el patrocinio del Observatorio del Derecho a la Ciudad y otras organizaciones e instituciones, los vecinos/as nucleados en el mencionado grupo prometen recurrir a la Justicia para lograr una acción de amparo a su favor. Esto repercutiría en la agenda del Movistar Arena, que tiene recitales asignados por varios meses hacia adelante.