El grupo hace reuniones periódicas y viene de encontrarse con legisladores opositores para presionar contra la Ley.

El Código Urbanístico sancionado en 2018 se mantiene en vigencia y a pesar de la promesa electoral de Jorge Macri, todavía no hay ningún tipo de decisión política de revertirlo. Mientras tanto, se ve afectada la calidad de vida de la población, producto del aumento de las construcciones en los barrios. En ese marco, distintos colectivos como "Somos de Parque Chas" convocaron a una reunión vecinal en la que se expondrán las posturas y se buscará readecuar la estrategia contra para presionar contra la Ley.

La invitación es para este jueves 30 de mayo, a las 19.15 horas, en la Biblioteca Popular El Resplandor, situada en la sede del Club SABER (Llerena 2727). La intención es tener intercambios entre los distintos integrantes del colectivo y poner en común acciones, pero también habrá lugar para la exposición del arquitecto Mariano Orlando, quien es especialista en Proyectos Urbanos de la Universidad de Buenos Aires, y fuera director de Planeamiento Urbano de la Ciudad de Buenos Aires.

Por eso desde las redes sociales, abrieron una invitación que interpela los distintos impactos que deja el Código en las urbanizaciones. "¡Tenés poca o nula presión de agua? ¿La obra de al lado te rajó las paredes? ¿Haces home office aguantando ruidos y polvo constantes? ¿Talaron el árbol de tu vereda o pulmón de manzana?", lanzan. Y proponen acercarse a "traer tus dudas, reclamos y propuestas. La participación de las y los vecinos de Parque Chas es esencial para construir un proyecto de ley que refleje nuestra visión del barrio".

Como informó este periódico, este colectivo y otros tantos de Parque Chas habían iniciado una recolección de firmas para pedir contra la ley. Lo hicieron en Llerena y Bauness, una de las esquinas más afectadas por la construcción en Parque Chas. Y desde que se iniciaron las Sesiones Ordinarias de la Legislatura, establecieron una serie de reuniones con legisladores para potenciar sus reclamos, aún a sabiendas de que la composición del cuerpo le da mayoría al oficialismo, compuesto por el PRO y los partidos aliados.

Entre los diputados porteños que los recibieron, se encuentran el bloque de Unión por la Ciudad, conducido por la legisladora Claudia Neira, Celeste Fierro junto con asesores de otros legisladores del bloque FIT-Unidad MST y los integrantes de Confianza Pública, desde la propia Graciela Ocaña siguiendo por María Sol Méndez, y Sebastián Nagata. La última cita fue con el bloque UCR Evolución CABA, donde los recibió Manuela Thourte.

Los puntos principales de la demanda fueron la modificación del Codigo urbanístico, la suspensión de permisos para obras nuevas de más de 9 mts. de altura y de certificados urbanísticos hasta tanto sean introducidas las modificaciones, y el pedido de informes al GCBA acerca del estado del proyecto de ley de revisión del Código urbanístico prometido en 2023 por la gestión de Horacio Rodríguez Larreta y ratificado en plena campaña electoral por Jorge Macri.

"No podemos permitir, como desean los desarrolladores, que los barrios sean reemplazados por cubículos diminutos, mal construidos y, sobre todo VACÍOS, porque si hay algo que el Cur demostró es que no hay política de vivienda en la ciudad sino un mecanismo que beneficia a las constructoras y los funcionarios gubernamentales", fue otro pedido que se reflejó en las redes sociales.

flyerprot